Una voz, muchas soluciones: el Grupo de Monitoreo Comunitario de Reservas Marinas

La comunidad mundial está siendo sacudida por los efectos de la pandemia de COVID-19, que ha infectado a más de 226 millones de personas según la Organización Mundial de la Salud. La sociedad se ha visto fragmentada, fuimos orillados a estar confinados, con la finalidad de contribuir a reducir los contagios. Ante esto, el uso de las herramientas digitales aumentó de una manera importante, tanto para comunicarnos con nuestros seres queridos, así como para continuar con nuestra vida laboral. Sin embargo, el mundo no se detiene, y las actividades de acción colectiva, a pesar de que se han limitado de manera presencial, aún siguen implementándose.

Una pequeña prueba de esto es que, a pesar de las circunstancias, se ha logrado integrar un grupo de acción colectiva sobre monitoreo comunitario de ecosistemas marinos. Este grupo une la voz, el conocimiento tradicional y técnico, así como el ímpetu y la experiencia de tres mujeres y doce hombres que viven en comunidades costeras ubicadas en los estados de Baja California, Sonora y Quintana Roo, México. Este conjunto de personas denominado, Grupo de Monitoreo Comunitario de Reservas Marinas, forma parte de la Red de Pescadoras y Pescadores que tiene como visión conectar a pescadoras y pescadores, para que las pesquerías en pequeña escala tengan una sola voz en la que todas las personas están incluidas y nadie se queda afuera. Además, se integra al ecosistema digital de PescaData que movilizará el conocimiento, la innovación y las soluciones, al conectar a 300,000 pescadores y pescadoras en pequeña escala.

El grupo de monitoreo comunitario busca conectar a hombres y mujeres especialistas en monitoreo biológico submarino de reservas marinas, para fortalecer la ciencia ciudadana y favorecer el establecimiento y manejo de herramientas de sostenibilidad pesquera. Por ahora están representadas las comunidades de Isla Natividad, El Rosario y La Bocana en Baja California, Bahía de Kino y Guaymas en Sonora, así como Banco Chinchorro, Punta Herrero, María Elena y Punta Allen en Quintana Roo.

El grupo se integró en noviembre de 2020, tras una reunión virtual en la que intercambiaron experiencias de monitoreo desde el Pacífico hasta el Caribe. Se planteó la necesidad de contar con un conjunto de personas que pudieran transmitir su experiencia en las diferentes técnicas de monitoreo biológico submarino, además de su conocimiento en el proceso de establecimiento de herramientas de manejo pesquero, como las reservas marinas voluntarias o las zonas de refugio pesquero. También, se presenta la oportunidad de compartir y escalar soluciones a problemas que se han presentado en sus comunidades y en el ecosistema que los rodea. Además, este grupo hará notar que la participación igualitaria de hombres y mujeres de las comunidades costeras contribuye al éxito de estas iniciativas.

Aún queda mucho conocimiento por compartir y un largo camino por recorrer. Hay retos por enfrentar, pero trabajando de manera colectiva, es posible intercambiar conocimiento para generar soluciones robustas con el potencial de ser replicadas, así como seguir generando ciencia ciudadana con el impulso de las personas integrantes de la red y sus grupos temáticos

Crédito: Fotografías compartidas por las y los integrantes del grupo de Monitoreo Comunitario. 

¿Quieres unir tu voz a la de las pescadoras y pescadores en pequeña escala en México? Contáctanos a través del foro de PescaData o al correo hola@pescadata.org